Resolucion N° 34/2003

  • Fecha: 24 noviembre 2003
  • Expediente: 140/2003

S/ AMBAS CAMARAS LEGISLATIVAS DE LA NACION UN PLESBICITO PARA CONOCER LA OPINION SOBRE EL ALCA.-

VISTO el expediente nº 140/03, iniciado por los Concejales de Iraola y Gorosito, que elevan proyecto de Resolución solicitando a las Cámaras de Diputados y Senadores de la Nación un plebiscito para conocer la opinión sobre ALCA;

que, la consulta impulsada por diferentes organizaciones sociales de nuestro país ante la adhesión de nuestro país al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) el cual es impulsado por el gobierno de Estados Unidos;

que, dicha consulta, de carácter nacional, pretende someter a la consulta de los ciudadanos la decisión final de adherir o no a este tipo de tratados con el cual se pretende conformar la zona de “libre comercio” más grande del mundo, cuyo alcance influiría en múltiples aspectos de la vida de ciudadanos y ciudadanas del continente;

que, en virtud de ello, entendemos que resulta sumamente importante alertar a la sociedad sobre el impacto que el mismo produciría sobre la economía, la cultura, la salud, la educación y la seguridad alimentaria de nuestra población;

que, el ALCA es un tratado de libre comercio para las Américas impulsado, fundamentalmente, desde Estados Unidos y por el cual se propicia un acuerdo entre los países de américa para establecer nuevas reglas de juego para el comercio internacional; levantar todas las barreras aduaneras y arancelarias en el año 2005 y permitir así el libre tránsito y venta de mercancías, productos e información entre todos los países de América Latina, sin restricciones;

que, indudablemente, el ALCA es el nuevo rostro de la colonización del continente a partir de la anexión de las economías latinoamericanas por parte de Estados Unidos pretendiendo con ello asegurar el control y el acceso privilegiado a materia prima y mano de obra barata, que mejore la competitividad de sus corporaciones y capitales transnacionales y, desde luego, garantice la seguridad política y militar en todo el continente;

que, el ALCA, concebido desde los intereses de los Estados Unidos, está llevando al resto de países del continente a una profunda desarticulación productiva, pues lejos de ser un proceso de integrar económica, política y socialmente a los países en un bloque fuerte, o revertir las profundas desigualdades y asimetrías, obedece a las necesidades del capital norteamericano, el cual subordina al resto de las economías nacionales a sus propios intereses;

que, en el caso de nuestro país, el ALCA afectaría profundamente las estructuras de nuestras economías regionales (como la del algodón, la caña de azúcar, los cítricos o la agricultura típica de nuestra zona) imponiendo un modelo de producción que ni siquiera respeta las tradiciones que tienen una gran riqueza en la cultura y la alimentación de la población, como por ejemplo lo es la producción de la soja;

que, entre otras cuestiones, la educación y la salud serían algunos de los puntos que mayormente se verían afectados por este acuerdo, ya que a través de este acuerdo la misma se los consideraría un servicio y no un derecho social; es decir, la educación y la salud se considerarían el mismo tipo de actividad que, por ejemplo, el transporte, hoteles, cadenas de comidas rápidas, talleres mecánicos para autos y servicios financieros, por citar algunos ejemplos;

que, en el caso específico de la educación, la misma se considera una mercancía, una oportunidad para el capital de acrecentar sus ganancias y no como un mecanismo de socialización, unido a la transmisión de la cultura, la creación e identidades y un apoyo al desarrollo económico regional;

que, los grupos de negociación que tienen a su cargo la elaboración de anteproyectos de capítulos que formarán parte de este acuerdo han centrado su discusión en aspectos tales como el acceso a los mercados, inversiones, compras del sector público, servicios, propiedad intelectual, agricultura, subsidios y antidumping, política de competencia y solución de controversias, entre otras cuestiones;

que, las negociaciones que se vienen llevando a cabo desde hace tiempo incluyen no solamente a los representantes de 34 Estados sino también por parte de corporaciones nacionales o transnacionales y empresarios específicos, excluyendo de las mismas a los sectores laborales, microempresas, consumidores, de medio ambiente y grupos vulnerables, con el consiguiente beneficio que ello implica a ciertos sectores, principalmente el de las cúpulas empresariales que logran incidir en la agenda de dichas negociaciones;

que, la exclusión de muchos actores y sectores sociales de esta negociaciones refleja una falta de participación en el proceso de negociación de los tratados;

que, en este contexto, resultaría sumamente necesario que el gobierno realice los estudios de impacto necesarios para determinar cómo el tratado puede afectar la vida de los diferentes agentes sociales;

que, en este sentido, profundizar en la naturaleza del ALCA es fundamental para decodificar el discurso que acompaña el proceso y encubre la agenda corporativa que lo sustenta;

que, aunque parezca lejana, la idea de discutir el ALCA no debe ser ajeno a los problemas de comunidades como la nuestra, ya que el impacto que este tipo de imposiciones provocaría en el futuro podrían acarrear consecuencias importantes en nuestra economía local y regional;

que, es por ello que entendemos que este tema no debe ser ajeno a los temas de discusión de nuestro medio, posibilitando de esta manera que nos sumemos a las distintas alianzas sociales que desde todos los rincones de América se vienen uniendo con el fin de se escuche la voz de las organizaciones sindicales, populares, de medio ambiente, de mujeres, grupos de derechos humanos, de solidaridad internacional; de asociaciones indígenas, campesinas, de estudiantes y de grupos ecuménicos que no solamente rechazan este proyecto de liberalización del comercio y de las inversiones de desregulaciones y privatizaciones sino que también proponen la construcción de nuevas vías de integración continental basadas en la democracia, la igualdad, la solidaridad, el respeto al medio ambiente y a los derechos humanos; y

CONSIDERANDO que en la Décima Cuarta Sesión Ordinaria llevada a cabo el día 24 de noviembre de 2003, este Honorable Cuerpo aprobó el mencionado proyecto de Resolución;

por todo ello, el HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE DE SALADILLO, en uso de sus atribuciones, acuerda y sanciona la siguiente

R E S O L U C I O N

ARTICULO 1º: Solicítase a las Cámaras de Diputados y Senadores de la Nación la urente convocatoria a un plebiscito para conocer la opinión de la ciudadanía respecto a la adhesión por parte de nuestro país al Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), actualmente en discusión.-

ARTICLO 2º: En los términos actuales, adhiérase a la consulta nacional que se está llevando a cabo en todo el territorio nacional, el cual es organizada por el Comité de movilización contra el ALCA de la Argentina.-

ARTICULO 3º: Solicítase la adhesión a la presente Resolución a todos los Concejos Deliberantes de la Provincia de Buenos Aires.-

ARTICULO 4º: Comuníquese a las Cámaras de Diputados y Senadores de la Nación, a los Concejos Deliberantes dela Provincia de Buenos Aires y al Departamento Ejecutivo, dése al Registro Oficial, cúmplase, publíquese y archívese.-

DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE DE SALADILLO, a los veinticuatro días del mes de noviembre del año dos mil tres.-

RESOLUCIÓN Nº 34/03.-